Los moribundos - Julio Ramón Ribeyro (reseña y cuento) - Julio Ramón Ribeyro

Lo nuevo

Los moribundos - Julio Ramón Ribeyro (reseña y cuento)

 


Firmado en París, en 1961. A los días de empezar la guerra del Perú contra Ecuador, llegan a Paita los primeros camiones de muertos. El personaje protagonista es un niño en cuya casa tienen que acoger a dos moribundos. Uno es peruano y el otro ecuatoriano, pero no saben quién es quién porque no se distinguen en nada y se han extraviado sus documentos de identidad. Ante las preguntas del padre del niño solo emiten gemidos. El día en el que celebran en casa con invitados la victoria de la guerra, se escuchan unos gritos. Convulsiona uno de los enfermos, el peruano, y parece que va a morir enseguida. 


TE PUEDE INTERESAR:


Quiere escribir una carta, pero el padre no le comprende por qué habla en quechua: solo el ecuatoriano será capaz de traducir lo que dice. El enfermo muere y al volver al comedor, la madre le pregunta al padre que qué ha sucedido. “Nada”, responde él. El narrador en primera persona acentúa la perspectiva infantil. La honesta curiosidad y la inocencia con las que mira el niño iluminan con mayor rotundidad las contradicciones de la situación y contribuyen a dibujar ese cierto absurdo en torno al cual se estructura este relato (se pone de manifiesto la arbitrariedad de la guerra, la incapacidad de distinguir a los enemigos, que son similares en el lecho de muerte, la alusión a un conflicto sociológico más concreto, el desprecio o desconocimiento del quechua por los peruanos, lengua compartida, sin embargo, con el ecuatoriano).



El personaje protagonista es espectador o espejo en el que se refleja la realidad narrada. En ese sentido es un personaje pasivo, que simplemente absorbe aquello que va sucediendo a su alrededor. Tanto el niño como su padre asisten a una muerte, a un episodio extraordinario, a la plasmación de sus propias contradicciones (ellos, peruanos, no comprenden a su compatriota, y el extranjero sí lo hace), ante lo cual la respuesta final es, significativamente (en relación con el escepticismo de Ribeyro, y en relación también con su preferencia por la trama psicológica, que no se compartirá con el resto de personajes): “nada”. “La última imagen del cuento, su rúbrica final, rescata la mirada del padre detenida” en la medalla del comandante y esa “señal rutilante y prestigiosa de la pertenencia alude a un orden insensato”.