La insignia - Julio Ramón Ribeyro (cuento)

0

 



El protagonista encuentra en un pequeño basural una insignia, entonces decide guardarla en su ropa olvidándose de ella. Un día un lavandero la encuentra entre su ropa y se la entrega, el protagonista entonces decide darle uso. Un día en el que fue a una librería con la insignia puesta, el dueño de la librería se le acerca y le ofrece libros de un tal Feifer, luego comienza a explicarle lo que le paso a Feifer de cómo lo asesinaron. Luego de esa extraña conversación el protagonista sale de la librería y mientras caminaba por una plaza, un hombre se le acercó y le dio una carta, con una dirección y una fecha.




El protagonista acude entonces a esta cita, al llegar a la dirección encontró muchas personas y todas con la misma insignia, después todos entraron a la casa señalada donde un hombre habló desde un estrado, al salir este hombre le preguntó si era nuevo y quién lo introdujo a lo cual el protagonista respondió que había sido el dueño de una librería, luego tuvieron una rara charla, antes de retirarse el hombre le dio un encargo misterioso el cual cumplió exitosamente.


Desde aquel día entonces el protagonista cumplió una serie de encargos semejantes de lo más extraños ganándose así poco a poco cierta consideración en la organización, incluso fue elevado de rango, sin embargo en su casa lo tomaban por loco pues no comprendían su conducta excéntrica. Mientras más se pasaba el tiempo más importante se hacía en esta organización, llegando incluso a realizar viajes al extranjero, en los cuales a cada destino que iba encontraba miembros de la organización que lo recibían de la mejor manera, luego de muchos años fue designado presidente de la organización, tenía una muy buena economía, pero aún con el paso del tiempo no conocía absolutamente nada de esta organización.



Publicar un comentario

0Comentarios
Deja un comentario.
Publicar un comentario (0)

#buttons=(Accept !) #days=(20)

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia.. Leer más
Accept !
Ir arriba