UN MOMENTO MUY LARGO Y DIFICIL - ALFREDO BRYCE ECHENIQUE EN EL DEPARTAMENTO DE RIBEYRO

0

 


UN MOMENTO MUY LARGO Y DIFÍCIL

Por: Alfredo Bryce Echenique



Dizque la bebida es el "bastón de los cobardes", me recordé a mi mismo, al subir a aquel avión de Iberia que debía llevarme a Lima, el 29 de junio de 1995. E inmediatamente me respondí con la frase del personaje de Onetti, en su novela El pozo: “Se me importa un corno”, procediendo en seguida a esperar, con toda la impaciencia tembleque del mundo, que el avión tomara esa altura en que uno ya puede empezar a volver loco a las azafatas, pidiendo de todo y sobre todo otro trago e incluso otro bastón, señorita, porque me estoy muriendo de miedo de aterrizar sano y el aeropuerto de mi ciudad natal y, así como este avión ya alcanzo su altura de vuelo, yo quisiera alcanzar un altísimo grado inconsciencia mientras atravesamos el ancho mar, una gran latitud y desembocamos en la ciudad de Lima, la horrible.

► Visita nuestra tienda



¿Qué me pasaba para andar tan particularmente cobarde la ocasión? Pues que la esposa de mi difunto y adorado amigo Ramón Ribeyro (el Flaco, ese Agustín Lara de la literatura peruana, no logró esperarme con vida en su nueva vida al cabo de largas décadas europeas) me había prestado el departamento, cerrado desde la muerte reciente de aquel fumador empedernido, para que viviera en él durante los meses que el Perú. Yo le había dicho que no, que yo siempre que iba a Lima me alojaba en un hotel, para no molestar a nadie que no fuera del hotel, y que, sobre todo, me partía el alma la sola idea de vivir en el departamento frente al mar peruano en que Julio Ramón soñó durante mil años en París y que, al final, al apenas le alcanzó para unos añitos de felicidad y retorno a la patria amada y, en el fondo del alma jamás abandonada pero siempre lejana. Pobre Flaco inmortal, no había logrado regresar a su país para vivir ahí el resto de su vida. No, Julio Ramón, ese hombre tentado por el fracaso, ese escritor que  culto que mucha gente relee pero muy poca lee, también había fracasado en los de ahorrar largos años, comprarse su departamentito frente al mar neblinoso de Lima y darse el gustazo de vivir lo no vivido en siglos europeos de escritura, soledad, y enfermedad. No, a él le toco para volver para morir en el Perú.

O sea que yo no soportaría la pena de vivir donde él logró y prefería irme como siempre a un hotel, Pero la esposa Julio Ramón, que continuaba viviendo en Francia y solo había ido al Perú para asistir en sus últimos momentos al que fuera su compañero durante largos años, me convenció con el argumento más disparatado que he escuchado en mi vida. Y dice así: Que antes de regresar a París, tras haber dejado a Julio en su cementerio ella había pintado con otros colores y vuelto a decorar íntegramente el departamento y que, por consiguiente, estaba irreconocible. Y por esta razón ni cuenta me iba a dar de que allí había vivido nadie. Luego procedió a decirme muy familia de Julio tendría la llave a mi disposición, a mi llegada, que me conseguiría a la empleada que atendió al difunto para que me atendiera a mí y, en fin, varios consejos y advertencias, más de todo tipo. El disparate, por supuesto, consistía en que como iba a encontrar yo ese departamento irreconocible, si nunca lo había conocido antes. Para mí, ese era el departamento de mi amigo recientemente fallecido y punto.

Publicar un comentario

0Comentarios
Deja un comentario.
Publicar un comentario (0)

#buttons=(Accept !) #days=(20)

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia.. Leer más
Accept !
Ir arriba