HOMENAJE AL FLACO

0

Un pequeño homenaje al gran Julio Ramón Ribeyro que aparte de su gran obra nos dejo a quienes no pudimos conocerlo la nostalgia provocada por su ausencia, que vemos acrecentarse, sobre todo después de leerlo.

TE PUEDE INTERESAR:


AL FLACO - (HOMENAJE)


He aprendido a luchar
y a esperar por mis victorias
en medio de quienes creen haberla ya alcanzado.


¿No es acaso la victoria
una recompensa ambigua
que tarde o temprano llega a quien la busca?


La poesía de mi vida
nace en las prosas sin patria
de las palabras escritas por un mudo.


Mi silencio está con quienes gritan su libertad de
expresión
y mis gritos en la agonía
de quienes esperan en silencio
su libertad de expresarse.


He escrito sin cansancio
y he vivido mis más grandes aventuras,
cortas alegrías,
grandes fracasos,
he muerto y he nacido,
he llorado y he reído,
he sido tu y he sido yo
en las líneas de unas hojas
de papel en blanco.


Encontré refugio en mi máquina de escribir
en una copa de vino
y en un cigarrillo encendido,
cerca de algún acantilado,
me escapé del ruido de lo común
y abracé lo único, diferente
y extraordinario.


Partí silencioso,
mudo en la eternidad
del recuerdo atroz
e inalterable de quienes me leen,
y me traen de vuelta a la vida,
reencarnado en un niño de la azotea,
en un joven sufriendo un desamor,
en un hincha furioso limeño
o en un adulto tentado por el fracaso.



Si gusto o no, poco importa,
escribo porque eso para mí
es un placer,
un privilegio
y una sutil esperanza
de renacer en cada nuevo lector,
lector grande y pequeño
estruendoso
y mudo.


Por: Willy Lazo Álvarez

Tags

Publicar un comentario

0Comentarios
Deja un comentario.
Publicar un comentario (0)

#buttons=(Accept !) #days=(20)

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia.. Leer más
Accept !
Ir arriba